El cierre del Taller de Teatro del Oprimido destacó en asistencia, dotes actorales y participación

El Taller de Teatro del Oprimido rindió sus frutos. Estos se vieron reflejados en la puesta escénica “Por amor todo vale”, que no solo dejó entrever una problemática nacional, también motivó la participación de los y las asistentes, quienes tuvieron la oportunidad de reflexionar sobre el actuar de los personajes y ser partícipes del teatro-foro llevando sus propuestas al escenario.

El Taller de Teatro del Oprimido comenzó en agosto y terminó a finales de octubre, y fue dirigido por Mariela Villalón y Claudia Peña. La iniciativa surgió el año pasado a raíz de la necesidad de los y las estudiantes de la Escuela de identificar situaciones cotidianas de opresión y buscar soluciones trabajadas en comunidad.

Con el apoyo de la Dirección de la Escuela de ese entonces, Victoria Pinto, ex presidenta del Centro de Estudiantes, propuso este tipo de teatro que prometió participación y dinamismo: “Conversando se me ocurre mencionar el Teatro del Oprimido, que es un teatro que surge a partir de problemáticas como estas, que tienen que ver con sentirse oprimida y también ser opresor. Yo había tenido un acercamiento básicamente porque me gusta el teatro y ahí conocí esta corriente”.

La obra de finalización del taller mostraba la vida de Josefa (Analicia Aldana), una joven que vivía bajo la opresión de su madre (María José Sáez) y de su ex pololo, Esteban (Diego Olguín). El montaje representó una realidad cotidiana, donde la protagonista se veía expuesta a la toma de decisiones y a la negativa de su madre sobre estudiar en otra región. Pero, el clímax se vivió con la actuación de Diego Olguín, quien interpretó a un ex pololo celoso, controlador e insistente.

En resumen, la obra ofreció un final optativo, poco satisfactorio. No obstante, el carácter de teatro-foro exigía la participación de los espectadores, quienes  lograron exponer sus reflexiones frente a la temática.

La profesora Daniela Lazcano, Jefa del Área de Vinculación con el Medio, dedicó unas palabras para agradecer la participación de las profesoras del taller y de los estudiantes, además de valorar el aporte de este tipo de iniciativas que contribuyen a crear y fortalecer lazos al interior de la comunidad de Periodismo PUCV.

El público estuvo compuesto por profesores, funcionarios y  estudiantes. Tres de ellos, alumnos de primer año, quisieron dar testimonio del taller y sus beneficios. Arnaldo Sepúlveda dijo: “Esta instancia nos pareció muy buena, donde podemos compartir, donde podemos ver cómo son las personas oprimidas y las que oprimen”.

Del mismo modo, Paulina Muñoz y Alger Montenegro coincidieron en que talleres como estos potencian la convivencia en la Escuela. “A mí me encantó la instancia porque fue súper cercana. También me gustaron mucho las palabras que dijo la profesora Daniela (Lazcano) sobre crear comunidad a través de estos temas”. Además, Alger agregó: “Ayudan a mostrar estas problemáticas al resto de la comunidad y también generar comunidad y vinculación entre nosotros mismos”.

Finalmente, Analicia Aldana, protagonista de la obra, añadió: “Esta instancia da la posibilidad de reflexionar sobre los conflictos, de hacer una mirada más crítica y también sanadora, lo que no significa que  se nos olvide lo que pasó, sino poder construir y sanar relaciones en la Escuela”.

 

Por Francisca Álvarez N.

Vinculación con el Medio – Periodismo PUCV

14 noviembre, 2017

Comentarios

comments powered by Disqus