Diego Grez: navegando entre la escritura y el periodismo de investigación

Vivió la mayor parte de su vida en Pichilemu, localidad que lo inspiró a publicar recientemente dos libros: “Crónicas de Pichilemu” y “Camino al progreso”. Previo a elegir Periodismo en la PUCV, Diego fue estudiante de Administración Pública e Historia en la Universidad de Chile, además de cursar un período en Ingeniería Civil Informática en la Universidad Técnica Federico Santa María.

Su particular gusto por la historia y la investigación le hicieron querer rescatar aquellos hechos, relatos y personas que han sido olvidadas con el paso del tiempo, pero que de una u otra forma son parte del presente que vivimos.

 

Publicaste dos libros hace poco, “Crónicas de Pichilemu” y “Camino al progreso” ¿Qué fue lo que te hizo escoger esta localidad? 

La idea nació como una suerte de gratitud por el lugar, porque igual es el lugar donde uno conoció gente, donde se… cómo decirlo… O sea esos años siempre tienen una importancia que te marca en tu camino y es un pueblo chico y no sé, estar rodeado de la playa, del bosque, realmente era tranquilizador, por decirlo de una forma.

En 2013 cuando entré a la universidad creé un sitio web en que empecé a subir documentos, fotos, videos antiguos, fotografías antiguas de Pichilemu y eso me motivó después a, con todos los documentos, a empezar estos libros. La idea primero surgió como te decía, como gratitud al lugar, de hecho este proyecto se lo presentamos al alcalde y aunque hubo una buena acogida en un principio -de hecho el Concejo Municipal aprobó el proyecto- después no sé por qué razón desistió. Entonces el libro quedó ahí prácticamente guardado durante dos años, yo lo terminé en diciembre del 2015, y este año postulé al fondo de medios de comunicación en la Región de O’Higgins y me permitieron imprimir estos dos libros. Igual es un tiraje súper cortito, son 75 copias de “Camino al progreso” y 100 de “Crónicas de Pichilemu”, entonces la idea principal no es venderlos, es entregarlos a la biblioteca, que quede el registro, porque igual es un trabajo de varios años entrevistando gente, leyendo los libros. No sirve de nada que yo me lo guarde o que lo venda y que quede en algunos lugares, no. Que la gente pueda acceder a ellos.

El año pasado también publiqué el primer libro que fue escrito después de estos dos, pero que se publicó antes,  se llamaba “Provincia Cardenal Caro”. Este libro incluía como una reseña de cómo se formaron las divisiones administrativas desde la Independencia de Chile; desde las subdelegaciones que era como lo más pequeñito, antes que las comunas, que después dieron paso a las comunas en 1891; cuando se instalaron las municipalidades en 1894 y también una lista de -en algunos casos no completa- de todas las autoridades que se pudo encontrar, alcaldes, los regidores y ahora último los concejales.

¿Qué te incentivó a escribir? ¿Siempre te ha gustado?

Más que escribir me gustaba investigar, me gustaba encontrar datos, no sé… construir, conocer lo desconocido a partir de cosas que se han perdido. Da cuenta como de algo que ahora es ajeno a nosotros pero que es parte de nuestra historia, no sé po, tus abuelos que se llamaban de una forma, tus bisabuelos, y todos tienen algo que contar. Los mismo pasa con lo que yo me he enfocado que es como la historia administrativa, en este caso solo de Pichilemu, pero pienso abarcar más allá. Igual cuando estaba en cuarto medio me dieron un reconocimiento en la Universidad Andrés Bello por un cuento y en el 2011 en El Mercurio, de una columna de opinión.

 

¿Alguna vez dudaste de tu idea de escribir estos libros? 

Nunca tuve como la idea de escribir un libro, siempre tuve la idea de dejar en los diarios, escribir en los diarios porque tienen más alcance y son más económicos. En realidad las publicaciones que se hicieron en los diarios las mandaba gratuitamente, yo no recibí nunca recompensa, era como el reconocimiento que la gente le diera a los personajes antiguos, no sé, al doctor que estuvo de los 30 años de director del Hospital de Pichilemu, que marcó generaciones -por ejemplo, en el caso de él- pero ahora ya es olvidado.

 

Háblame sobre ti, ¿cuáles son tus hobbies o pasatiempos?

Me gusta harto jugar, soy un fanático del Counter Strike, pero la mayor parte del tiempo me la paso buscando nuevas informaciones. Ahora último, desde el año pasado, me volqué como a la tarea de buscar información sobre mis parientes, conocer de dónde venía. Recolecté la mayoría de los documentos que encontré hasta mis bisabuelos y reconstruí el árbol genealógico igual hartas generaciones hacia atrás. Hay como un personaje misterioso que es mi tatarabuelo que no sé dónde nació, dónde murió, pero que sí existió. Se llamaba William Cooke y este es el papá de mi bisabuela paterna.

Lo otro que me gusta hacer es transcribir documentos antiguos. Me he dedicado a transcribir, no sé… documentos del Registro Civil, también para ayudar a otra gente a que encuentre sus raíces.

 

¿Quién es tu escritor favorito o tu “ídolo” –por decirlo de una manera- a seguir?

Me gusta harto Gabriel Salazar como historiador, encuentro que el enfoque que le da sobre todo a la historia más perdida, que es como lo que yo aspiro -entre comillas- a llegar, es bien bonito. Por ejemplo su libro “Niño huacho” en la historia de Chile y “Los labradores, peones y proletarios” son unos buenos libros que también me han inspirado en cierta forma a buscar aspectos desconocidos, aunque yo no me enfoco tanto como en la historia social sino más en la historia administrativa, en las grandes estructuras.

 

Cuéntame un poco sobre tu familia, ¿cómo es tu círculo más cercano? ¿Qué te dijeron cuando les contaste sobre estos proyectos?

Bueno yo vivo solo con mi mamá, mi papá vive en Pichilemu todavía, él trabaja en la municipalidad. Mi mamá siempre me ha apoyado en todo lo que yo he querido hacer, es un pilar fundamental en lo que yo hago, o sea si no tuviera el apoyo de ella yo creo que no podría hacer las cosas. Ella se vino para acá, trabajamos igual en Pichilemu en el verano, tenemos un local de artesanía. Tengo cuatro hermanos, tres hermanas pero con ellas no mucha tengo relación, viven lejos y es re poco lo que nos comunicamos; y mi hermano mayor que vive en Quillota, es Constructor Civil y él también me ha entregado harto apoyo, me ha acompañado cuando he tenido que ir a Santiago a la imprenta… ha sido un apoyo importante.

 

Estudiaste Historia antes, ¿por cuánto tiempo? ¿Qué hizo que te decidieras por entrar a Periodismo?

Estudié Administración Pública e Historia, en eso fueron tres años. Yo creo (que entré a periodismo) por el tema del diario, como profesionalizar lo que estaba haciendo. Yo quiero dedicarme al periodismo de investigación, es más entretenido y me llama mucha la atención, contar las cosas que todos callan y que la gente las sepa es muy interesante.

 

¿Qué te ha parecido la carrera hasta el momento?  En cuanto a tus compañeros, profesores y la vida universitaria en sí.

Es súper tranquilo venir para acá, es un lugar muy agradable, la gente es muy amable y me ha gustado el ambiente sobre todo, también en el tema de los ramos me ha gustado.

 

¿Te gustaría dedicarte cien por ciento a la escritura, a la investigación, o también tienes otra área del periodismo que te gustaría indagar?

Yo creo que me gustaría dedicarme a esto. También me gusta por ejemplo la música, me gusta mucho la música, sobre todo lo que es música popular, rock, como los grupos más antiguos. Me gustaría también buscar ciertos caminos dentro de eso. Me gusta la literatura, por supuesto, los libros. Me siento muy a gusto haciendo lo que hago.

 

Por Francisca Latorre

Vinculación con el Medio – Periodismo PUCV

Comentarios

comments powered by Disqus