El trabajo de Moisés Valenzuela en Radio Diferencia: “Es una resistencia comunicacional”

Publicado el: 21 agosto, 2017

Moisés Valenzuela, es egresado de periodismo y está en proceso de titulación. Eso no le ha impedido continuar trabajando en Radio Diferencia, agrupación comunitaria dirigida por usuarios y usuarias de salud mental. Desde hace dos años que colabora como periodista y los lazos que ha formado van más allá de lo profesional. Además, junto a un amigo, ha iniciado una productora audiovisual, por lo que cuenta que se ha mantenido ocupado y siempre hay alguna “pega” que sale por allí. Moisés nos habla de su experiencia en la radio, su nuevo proyecto y qué espera de esto para futuro en esta entrevista.

¿Desde cuándo que trabajas con Radio Diferencia y cómo llegaste hasta allí?

A la radio llegué el 2015. Estaba buscando el tema de mi tesis y en la Escuela se organizaba una actividad con expositores invitados. Había estado toda la mañana en las presentaciones y faltaba sólo una mesa de radios comunitarias, que la tiraron al final. Recuerdo que estaba pensando si quedarme o no, porque al asistir tenía fuero de asistencia en los ramos y si me iba nadie lo iba saber, y como cada vez que pude capear clases lo hice, era una gran oportunidad. Pero me quedé, me interesaba. Y ahí escuché hablar de Radio Diferencia. Contaron lo que hacían, había algunos chiquillos entre los asistentes. Entre todo lo que dijeron, el expositor defendió la locura, dijo que él era el más loco de todos. Pensé que era un proyecto bonito, y que exista una radio en un psiquiátrico, bueno, igual despierta cierta curiosidad. Esperé al psicólogo cuando terminó todo y le pregunté si podíamos investigar la radio para una tesina. Me dijo que sí, me dio información y quedamos de ir un sábado. Cuando comenzamos a ir con mi compañera, fue re lindo. Admito que me sentí, no sé, casi instantáneamente enamorado del proyecto. Recuerdo haber dicho que en lo que necesitaran podía colaborar, más allá de la investigación. Eso quería yo, quería quedarme y no sólo hacer la tesis con ellos. Al final, pasaron un par de meses y un día me llamó uno de los chiquillos de la radio. Me contó que la periodista que trabajaba con ellos no pudo continuar y que necesitaban alguien que la reemplazara. Me preguntaron si podía, así como por si acaso tuviera tiempo o algo así. Yo ni lo dudé, les dije que sí al tiro. Han sido dos años muy bonitos.

Cuéntanos un poco de la historia de Radio Diferencia, ¿Quiénes la integran? ¿Desde cuándo?

La radio se formó en 2005, hace doce años ya, en el Hospital Del Salvador de Playa Ancha. Un tiempo antes de eso se habían realizado talleres que buscaban fomentar la capacidad creativa y las habilidades expresivas de los usuarios y usuarias, y eso tal vez podría destacarse como un primer impulso. Hubo un periodista a cargo, se llamaba Sergio Olivares. Con él, y con la inquietud de algunos chiquillos, empezaron este proyecto que formalmente se llama Agrupación de Usuarios de Salud Mental por la Expresión Radiofónica. Comenzaron a juntarse y a grabar programas que, si no me equivoco, sonaban sólo en el patio del hospital. Pasó el tiempo, cambiaron las personas, se sumaron unos y se fueron otros, y la radio se mantuvo. Hoy la conforman usuarios y usuarias que reciben prestaciones en el hospital pero no están internos y los programas salen por la página web, se difunden en redes sociales y son retransmitidos por otras radios comunitarias. El equipo se completa con colaboradores, psicólogos, sonidistas, terapeutas ocupacionales, etc. Últimamente algunos se han retirado por motivos personales, y por ahora soy el único no usuario de la agrupación. Pero no sé si esa distinción sea buena, en la radio no nos andamos mostrando como usuarios y no usuarios, somos todos amigos, todos con el derecho a ser distintos y a ser tratados con igualdad.

¿Cuál es la dinámica que tiene la Radio Diferencia?

Nos juntamos todos los sábados, desde las 10 de la mañana, y grabamos tres programas: Catarsis, Patología Dual y Efectos Secundarios. Luego estos programas se envían a emisoras amigas y se difunden en nuestra página web y redes sociales. Radio Diferencia, podría decir que tiene dos objetivos. Hacia adentro, es un espacio de encuentro y de comunicación terapéutica, hacia afuera, es vocera social de un grupo altamente estigmatizado. Es una resistencia comunicacional. También es interesante, según mi opinión, que es una agrupación dirigida en plenitud por usuarios y usuarias. Ellos han llevado adelante la radio por 12 años porque les gusta, porque quieren y porque pueden. Siento que es importante decir esto, porque la mayoría de la gente cree que las personas con alguna patología psiquiátrica no pueden hacer este tipo de cosas. Bueno, pueden, y les impresionaría lo bien que lo hacen.

Radio Diferencia es un espacio radiofónico cuyo contenido busca informar y orientar, tanto a usuarios y sus familiares como a la audiencia en general, sobre las más diversas temáticas relacionadas con la salud mental.

¿De dónde surge el interés de trabajar en Radio Diferencia?

Todos necesitamos un respiro. Profesionalmente, digo. Entre tanto que uno piensa sobre la pega, sobre lo que tiene que hacer, si en lo que haces te “vendes” o no, etc., entre todo eso, uno necesita trabajar por otros, hacerse parte de una lucha, poner esfuerzos en algo que probablemente no tenga beneficios en dinero pero sí un valor personal y humano inigualable. Podría decir muchas otras cosas, como que es interesante la comunicación terapéutica, que hacer radio es bacán y todo eso. Aunque todo ello no deja de ser cierto, el principal interés que tengo para trabajar en la radio es el cariño. El cariño que me entregan los chiquillos todos los sábados y el que yo les puedo dar. Al final, si uno trabaja en una radio comunitaria no es por plata, es por convicción, por entrega, hasta por amor diría.

¿Cómo ha sido la experiencia profesional, lo que has aprendido técnicamente?

Profesionalmente, o técnicamente, no sé, tal vez podría decir que he aprendido a formular proyectos, a meterme un poco en el sonido, he ido cachando como mezclar, a ver cómo se acomoda la parrilla programática. Pero me cuesta describir eso, porque la radio, más que hacerme crecer como profesional, me hace crecer como persona. Puedo insistir mucho en este punto, y es que es muy cierto. A veces mis competencias profesionales son insuficientes, porque la radio no es un medio tradicional, tiene otra naturaleza. Es un grupo de amigos y a veces basta con eso, con ser amigo. Obviamente tratamos de hacer nuestro trabajo de la mejor forma, cada vez ir avanzando y entregar un programa bien hecho, pero no sé, en ocasiones esto va más allá. Conversamos, nos desahogamos, yo le cuento mis cosas a algunos chiquillos, ellos me cuentan las suyas, nos llamamos en la semana, todo eso. Creo que para ser parte de un medio comunitario no necesitas ser periodista, el título te legitima para trabajar en otros lados donde te lo exigen, aquí no, aquí necesitas compromiso, dedicación y compañerismo. Lo demás viene solo.

Respecto a tus proyectos personales, cuéntanos ¿Por qué decidiste empezar una productora audiovisual? ¿Qué te llama la atención de ese ámbito?

Desde chico me gusta hacer videos. Descargaba programas, los crackeaba, me metía en saber cómo editar. Hice algunos videos de graduaciones, de estos cuando se termina la básica o la media y la gente quiere emocionarse. Me entretenía harto, es rico ver un video terminado, sentir que lo hiciste tú, que grabaste, que lo montaste y que se ve bien. Tenía como 15 años cuando hice mi primer stop motion. Todavía veo ese video a veces, me da risa. Y bueno, tengo un amigo desde que somos muy chicos, y un día, conversando, quisimos hacer algo juntos y salió esta idea. Fue porque su hermana necesitaba hacer un video para un evento y probamos. Salió bien, pensamos que podía funcionar y empezamos. De a poco hemos ido teniendo más proyectos, hemos comprado equipos, cámaras. Estamos recién partiendo, y lo disfrutamos.

Desde lo más técnico ¿En qué consistirá? ¿Alguna temática en particular? ¿Quiénes formaran parte del equipo?

El equipo es mi amigo y yo. Vemos todo, desde grabar y editar hasta todos los trámites de la pega, cuentas, impuestos. Es re complicado esto último, una vez nos multaron (risas), pero con todo se aprende. Y sobre la temática, no tenemos una en particular, y creo que es parte de estar empezando, uno no está en condiciones de rechazar muchos proyectos. Grabamos de todo, lo que más nos ha salido son coberturas de eventos, también hicimos un mini documental, hemos registrado capacitaciones, trabajo de organizaciones, etc. Hasta hicimos un plan comunicacional una vez. Se aprende mucho, hemos conocido muchos lugares grabando, muchas experiencias y gente buena onda. Por ahí algunos chantas también (risas), pero todo es parte de la pega. Disfrutamos con las cámaras, justo ayer grabamos a un volantinero artesanal y fue súper interesante.

¿Qué es lo que más rescatas de estar realizando tus propios proyectos? ¿Lo ligas de alguna forma con tu trabajo en Radio Diferencia?

Es un cliché, pero el aprendizaje es caleta. Desde los videos hasta la radio. Siempre uno conoce cosas nuevas. También valoro mucho pasarlo bien en lo que hago, sea editando videos o revisando los programas de la radio. Disfruto todo eso, y lo agradezco. Tanto en la radio como grabando trabajo con amigos. De alguna forma siempre ambos trabajos están conectados, porque son dos cosas a las que le tengo mucho cariño. Y de hecho, a veces llevo las cámaras a la radio. El mini documental que hicimos fue sobre ella, así que también ha habido ocasiones donde se han juntado estos dos proyectos.

¿Cuáles son tus proyecciones laborales tanto con Radio Diferencia, como con tu productora audiovisual?

Es difícil proyectarse así, tan pronto. Lo único que sé es que no quiero dejar la radio, por lo menos no en mucho tiempo. Uno no sabe qué pasará después, qué hará, pero por ahora sé que ahí me siento bien. Con los videos, ojalá nos pueda dar algo más de estabilidad, alcanzar eso sería bastante bueno. Pero paso a paso. Espero no dejar de disfrutar lo que hago, pasarlo bien y saber que en alguna medida algo estoy haciendo por otros, aunque sea mucho más lo que recibo de vuelta. Pero no sé, como dije, es difícil proyectarse así de rápido. La única certeza que tengo, por ahora, es que espero nunca trabajar en un lugar donde tenga que afeitarme.

 

 

Por Ivannia Cordero Flores

Vinculación con el Medio- Periodismo PUCV

Comentarios

comments powered by Disqus