“Fomentando la educación sexual, el autoconocimiento y la confianza”, proyecto de alumnas de Periodismo PUCV

Ansiosas, felices y motivadas se sienten las estudiantes de periodismo Catalina Araya, Alba López y Paula Ríos tras ganar un proyecto del Fondo Concursable Vive Salud, convocado por la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE) de la PUCV. El Fondo Vive Salud tiene como fin promover los buenos hábitos y así mejorar la calidad de vida de alumnos y alumnas de la universidad, esto por medio de distintos ámbitos. Uno de ellos se relaciona con Promoción de una Sexualidad Responsable, es en esta área donde las estudiantes postularon su proyecto Fomentando la educación sexual, el autoconocimiento y la confianza.

Las tres señalan que la idea partió desde un trabajo de la asignatura Periodismo Escolar, allí plantearon la problemática de la escasa educación sexual en Chile, posteriormente debían plantear posibles soluciones a través de la educación y la comunicación (según la propuesta del ramo). Así fue como con la convocatoria del Fondo Vive Salud decidieron llevar esta propuesta a la realidad para trabajar en ello.

Las estudiantes cuentan que la temática nació del interés por romper con los tabúes que se relacionan con la sexualidad, debido a la poca educación que consideran que existe en el país en torno a esta. “Cada una tiene su motivación inicial, por decirlo de alguna forma, su experiencias previas y la verdad me llama mucho la atención. Creo que es un tema que hay que trabajar dentro de nuestra sociedad y qué mejor que hacerlo en nuestro entorno más cercano”, dice Paula Ríos.

El trabajo que proponen se realizará en el Campus Curauma PUCV, ya sea con estudiantes, profesores o funcionarios. Alba López, estudiante de intercambio, señala que “la empatía y la comunicación son una herramienta básica para solucionar cualquier tipo de problema”. Asimismo añade que no solo quieren enseñar, sino que también aprender a no callarse y sentir vergüenza cuando se hablen estos temas.

Catalina Araya dice que este proyecto busca que las personas que participen puedan conocer su cuerpo, su sexualidad y además cree que esto se relaciona también con reconocer la identidad propia. “El objetivo principal es generar un cambio dentro de las persona que van a ser parte de nuestro taller, porque queremos generar una instancia de debate para que las personas entren en confianza con respecto a la temática de la educación sexual”, añade Paula Ríos.

Para lograr sus objetivos, Paula, Catalina y Alba han planeado distintas actividades que realizaran para así acercar a la comunidad del Campus Curauma a conversar estos temas. “Queremos hacer talleres experienciales de cada uno de los participantes, una coconstrucción de lo que es la sexualidad, lo que es nuestro cuerpo y todo esto reforzando la propia confianza que tiene cada uno con su experiencia y realidad”, explica Catalina.

Los talleres serán impartidos semanalmente por las estudiantes y contaran con la ayuda de especialistas en el tema sobre el que se reflexione. Algunas de las ideas que se harán en estas jornadas se relacionan con las industrias culturales y la influencia de estas en la percepción de sexualidad, también conversarán sobre la ginecología natural, la crianza respetuosa y compartida, entre otros.

Tanto Alba, Paula y Catalina han demostrado su emoción por realizar este proyecto, hablando con ganas y motivación. “Esto para las tres ha dio un proceso súper bonito, de pensarlo, concebirlo y ahora llevarlo a una práctica, ninguna tiene menos importancia para hablarlo”, cuenta Catalina.

La realización de estos talleres se hará de una forma dinámica. Las estudiantes creen que para reforzar la confianza es necesario salir de la estructura de clase expositiva y optar por nuevos métodos, aprovechando las áreas verdes que ofrece el Campus, también espacios como el Observatorio de Género (s) y el huerto del lugar. En este último, las jóvenes esperan cultivar hierbas medicinales, con el fin de promover y conocer los beneficios que tienen las especias naturales en determinados procesos y ciclos del cuerpo.

“Buscaremos hacerlo lo más lúdico e innovador posible. Para ello proyectaremos documentales, realizaremos conversatorios donde toda la comunidad pueda participar, círculos de alumnos  etc.”, dice Alba, mientras que Paula añade: “van a haber productos audiovisuales, los participantes van a poder no solo conversar, sino crear cosas, dibujar y la verdad se viene con hartas sorpresas”.

Por su parte, Alba añade: “Estamos muy felices de haber logrado ganar el fondo. Desde el primer momento nos motivamos con el proyecto y entre las tres existe una complicidad especial que ha hecho que todo fluya de manera tan buena”. Y aunque Alba se irá dentro de dos meses piensa que en esta experiencia está dejando una especie de “herencia” y que además ha sido la oportunidad de aportar algo con el proyecto para compañeros y compañeras.

Las estudiantes consideran que desde este trabajo ellas pueden ir generando un cambio en una temática tan controversial en la actual sociedad chilena. “Lo que nosotras queremos es generar un impacto, lograr cambiar mentalidades, hacer que las personas que asistan al taller logren ser un agente social de cambio activo dentro de su comunidad, de su núcleo, que puedan romper con estos paradigmas conservadores”, comenta Paula Ríos.

Por lo mismo, es que creen que esto con el tiempo puede generar frutos para que se sigan trabajando estas temáticas y replicar talleres o actividades como esta. La idea, agrega Paula, es “que avancemos hacia una sociedad más justa, igualitaria y feminista”. Para ello, los talleres empiezan en el segundo semestre y esperan la participación de todas y todos quienes estén en el Campus Curauma.

 

 

 

Por Ivannia Cordero Flores

Vinculación con el Medio- Periodismo PUCV

Comentarios

comments powered by Disqus