Dra. Amparo Moreno Sardà: “El mayor aporte del feminismo al cambio social es haber pasado a hablar de ciudadanía a Ciudadanía Plural”

La Periodista, investigadora y Doctora en Historia, Amparo Moreno, fue invitada por el Magíster en Comunicación de la Escuela de Periodismo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, para profundizar en su crítica al discurso androcéntrico y en dos de sus proyectos de innovación metodológica que buscan transformar al Periodismo para mejorar la democracia: Ciudadanía Plural e Infoparticip@. Desarrollando este tipo de herramientas digitales es posible facilitar la participación ciudadana en el seguimiento y evaluación de los gobiernos locales.

Amparo Moreno Sardà es catedrática emérita del Departamento de Periodismo y Ciencias de la Comunicación y directora del Laboratorio de Periodismo y Comunicación para la Ciudadanía Plural de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), en España. Sin embargo, su trabajo como investigadora en el campo del Periodismo no sería la misma sin sus estudios en Filosofía, Letras y Derecho, como en Geografía e Historia.

De hecho, su experiencia como profesora de la asignatura Historia de la Comunicación, en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAB, le permitió rescatar “las aportaciones de la Historia” para la construcción de un humanismo más plural a través de una metodología apropiada para el análisis de medios y coherente con su posición como feminista.

La crítica al androcentrismo y la reflexión sobre el papel que tendrían que tener los medios en democracia le permitieron liberarse de ese pensamiento “asfixiante” y construir, durante más de 20 años, las preguntas que hoy le permiten explicar las transformaciones sociales y el devenir del Periodismo, el cual debe apuntar a la humanización del contenido noticioso.

 

¿En qué observa la deshumanización en las noticias?

Analizando los titulares con las preguntas quién enfoca, con qué fuentes, a quién, haciendo qué y en qué escenarios, consideramos que a quien se representa como sujeto se le otorga el papel de protagonista, y que esta construcción simbólica de la realidad enfoca a unas personas y, por tanto, excluye a otras.

Esta laboriosa metodología permitió construir un manual para periodistas, ¿De quién hablan las noticias? Guía para humanizar la información (2007), para promover la re-humanización de la información.

“Todo mi planteamiento es desde el feminismo, pero desde un feminismo que no ha seguido los caminos convencionales de los estudios de género”

 

En la noticia de tipo suceso se suele incorporar la posición del afectado. ¿Qué ocurre en este caso? ¿Representa un esfuerzo por aumentar la pluralidad?

Ese tipo de noticia focaliza a las personas como víctimas para  poner de manifiesto el papel que han de jugar las instituciones y los representantes para mantener el orden. Por el contrario, en información política eso normalmente no sucede. Podrían comenzar diciendo: “Durante el tiempo que estuvo en el gobierno, el número de personas que mejoraron su acceso a la sanidad pública fue tal…”, pero los periodistas que trabajan en medios de referencia justifican el no hacer noticias de interés humano porque dicen que eso es sensacionalismo. Entonces, la Guía para humanizar la información sirve para llamar la atención y decir “la información se ha de humanizar, ha de poner en el centro a mujeres y hombres con sus diversas condiciones de vida, y eso no tiene por qué implicar construir un relato sensacionalista”.

 

Cuando afirma que la crisis de la democracia es la crisis del Periodismo, ¿no le atribuye demasiada responsabilidad al Periodismo?

Yo creo que le atribuyo la responsabilidad que tiene. Las explicaciones sobre el pasado y el presente son fundamentales para que las ciudadanas y ciudadanos podamos intervenir en una sociedad democrática, y también para que los representantes políticos puedan identificar los problemas y plantearse qué políticas públicas establecer para solucionar esos problemas.

 

En un escenario de democracia ideal, ¿qué rol tendrían que tener los medios de comunicación?

Han de ser un espacio donde la gente pueda identificar lo que está viviendo, sus condiciones de vida y necesidades, incluso sus expectativas, y que a partir de allí se pueda establecer un debate. Ahora, esto que no tendría por qué ser tan ideal se ve que está bastante lejos.

“Infoparticip@ es una herramienta potente para exigir que las páginas web de los ayuntamientos dispongan de informaciones que como ciudadanos y ciudadanas consideramos básicas”

 

¿Esa fue la razón por la que dejó el Periodismo?

Empecé a hacer Periodismo en los últimos años de la dictadura de Franco, cuando empezaba a ser posible hacer información desde el ámbito local. Trabajaba para el ayuntamiento de Barcelona, en ese entonces preocupado por reubicar a las personas que vivían en campamentos, pero comencé a tener algunos problemas. El alcalde tenía inmobiliarias, un banco y era notario, por tanto, se volvió muy difícil hacer un Periodismo crítico. Sin embargo, aquella experiencia sí que marcó mis preguntas sobre el Periodismo y su evolución. A mí no me pueden decir que todo es solamente problema del neoliberalismo y de las empresas. Los periodistas que han estado en los staff también son responsables de la crisis.

¿Cómo determinó el feminismo su posición como investigadora?

Todo mi planteamiento es desde el feminismo, pero desde un feminismo que no ha seguido los caminos convencionales y limitados de los estudios de género. He estudiado el androcentrismo para construir explicaciones no androcéntricas y así transformar la sociedad. Creo que el mayor aporte del feminismo al cambio social es haber pasado a hablar de ciudadanía a Ciudadanía Plural.

 

Conocimiento posicionado

El Laboratorio de Periodismo y Comunicación para la Ciudadanía Plural de la UAB, dirigido por Amparo Moreno, ha levantado dos proyectos concebidos desde un paradigma excéntrico, en red y cooperativo. Contemplando el uso de la cartografía, Ciudadanía Plural e Infoparticip@ son plataformas virtuales que permiten acceder a un conocimiento posicionado utilizando los mapas, para de este modo “hacer visibles a mujeres y hombres como sujetos activos de una sociedad democrática” y fomentar, a su vez, su participación en “la construcción de un humanismo plural”.

¿Cuál es el objetivo de Ciudadanía Plural y del mapa Infoparticip@?

Ciudadanía Plural da cuenta de las transformaciones que han ocurrido en las relaciones entre hombres y mujeres, mediante la incorporación de información de carácter personal y subjetivo, que permite enriquecer el conocimiento colectivo. De ahí que ya no hablemos solo de ciudadanía, porque como feminista no me quiero limitar a los estudios de género y a solo hablar de las mujeres: quiero hablar desde la pluralidad de posiciones y sobre la pluralidad de posiciones. Por su parte, Infoparticip@ es una herramienta potente para exigir que las páginas web de los ayuntamientos dispongan de informaciones que como ciudadanos y ciudadanas consideramos básicas. Un producto para que la gente pueda hacer seguimiento y evaluar la acción del gobierno.

 

¿En qué momento se da cuenta que ese otro conocimiento, más cotidiano, es importante y tiene que ser incorporado en su metodología de investigación?

Con muchas dificultades. Cuando entré a la facultad de periodismo en el ‘74 me di cuenta que todas las lecturas académicas no respondían las preguntas que yo me hacía. En el verano del 80’, mientras intentaba desentrañar cómo hacer esa metodología de análisis de prensa, me fui a un congreso de Semiótica en donde no se entendía nada. Entonces fue un gran descanso decir “no es que tú no lo entiendas porque no ha estudiado bastante, no lo entiendes porque no se entiende, porque no se quieren entender (entre ellos, los expositores)”.

Luego una alumna me dijo que estaba haciendo la asignatura Historia de la Comunicación con un enfoque machista, y me di cuenta que aunque yo tenía una visión social de la historia, el hombre del que yo hablaba era un hombre adulto, de clase, dominante y superior. Esto me permitió ver que todo aquello que no entraba en ese modelo sí formaba parte de un conocimiento, el de las experiencias de la vida cotidiana, el cual me permitía incorporar otros aspectos que para mí eran fundamentales.

 

¿Otros aspectos como cuáles?

Por ejemplo, que los seres humanos nacemos de mujeres, aunque nos reconocemos simbólicamente nacidas de varones. De esta manera, la experiencia cotidiana se vuelve  fundamental para comprender cómo funciona la sociedad en el ámbito público, y con ese enfoque androcéntrico no se pueden comprender los medios de comunicación de masas.

Amparo Moreno se despidió de Chile con una clase magistral a los alumnos de pregrado.

 

Por Francisca Mayorga

Comentarios

comments powered by Disqus