Periodismo PUCV obtiene acreditación máxima por siete años

Como reconocimiento a un proyecto académico propio y una perspectiva integral del periodismo y las comunicaciones, la carrera de Periodismo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso fue acreditada por un período de siete años (2014-2021) por la agencia “Acreditacción”, posicionándose como una de las dos unidades académicas en el país que cuentan con la acreditación máxima y la única en regiones.

logo 7 años acreditación Logo agencia acreditadora

 

Periodismo en la PUCV es una de las dos escuelas en el país que cuentan con la acreditación máxima y la única en regiones.

El proceso de reacreditación de la carrera de Periodismo comenzó durante el año 2013, período en que se elaboró un Informe de Autoevaluación con fundamentos teóricos y prácticos. A ello se sumó la preparación de la visita de pares evaluadores, etapa que contó con la participación de todos los estamentos de la Escuela.

Con respecto a lo formativo, se evidenció un proyecto coherente desde lo fundacional hasta el presente, que se ha actualizado, pero que también ha sabido mantenerse a través del tiempo. Esto, sumado a robustos recursos bibliográficos, presentó una vida académica intensa y provista, que se ha validado con un considerable incremento en investigaciones y publicaciones científicas.

Este proceso también se realiza en un contexto de aplicación de la nueva malla curricular de la Escuela de Periodismo que fue construida en un proceso participativo y tomando en cuenta las observaciones emanadas del proceso anterior de acreditación y de la celebración de 20 años de vida de la Unidad Académica, lo que afirma la consistencia de este proyecto educativo.  De estos temas y de la recepción que tuvo esta noticia en la comunidad, conversamos con el Director de la Escuela de Periodismo, Fernando Rivas.

¿Cómo recibieron esta noticia en la Escuela? 

Esta noticia la recibimos con mucha alegría y con una honda satisfacción, por cuanto reconoce las condiciones y capacidades reales de la Escuela. Conocemos obviamente el medio y sabíamos que tenemos una unidad académica de las mejores de Chile, tanto por lo académico como por infraestructura. De modo que esta acreditación viene a confirmar eso públicamente, lo cual nos favorece y beneficia a todos. Una vez conocida la noticia más de medio centenar de ex alumnos han escrito manifestando también su alegría con esta noticia, porque también los confirma y realza ante sus pares.

¿Cómo se gestó este proceso de acreditación? ¿Cuáles fueron las principales etapas e hitos?

Este proceso se inició el año pasado y requirió de mucha energía intelectual y también física para hacer un Informe de Autoevaluación fundamentado y con evidencias tanto de lo teórico como de lo práctico, que son propias del Periodismo y las Comunicaciones, así como del proceso pedagógico, mediante todo lo que implica sostener el sistema basado en competencias. Esto ha sido un aprendizaje que hemos desarrollado desde el ingreso a la Escuela, pero que ahora tuvimos que comprimir y exponer de modo convincente. A eso se sumó después la preparación de la visita de pares evaluadores.  Ciertamente, en esto participaron todos los estamentos de la Escuela y a lo mismo contribuyó también el proceso anterior de rediseño de la malla curricular que, antes de terminar, ya nos demandó este otro desafío. Como hito señalaría el Claustro Pleno que hicimos como Escuela con participación de profesores, estudiantes, ex alumnos y funcionarios para analizar nuestro proceso formativo, así como las distintas reuniones ampliadas sostenidas también con todos ellos con motivo de las movilizaciones estudiantiles. Eso nos dio un espíritu de cuerpo, que finalmente se vio manifestado en la consistencia y coherencia de nuestros públicos ante la comisión de Pares Evaluadores, característica que los dejó muy impresionados

¿Cuáles son, desde su punto de vista, las fortalezas de la Escuela para haber obtenido la máxima acreditación?

Un proyecto académico propio, pensado desde nuestras propias aulas: acuñamos, a partir de nuestras reflexiones, el concepto de “sentido estratégico” de las comunicaciones, tanto para prensa como para organizaciones, lo cual fue comprendido, avalado y compartido por los pares evaluadores. Eso nos refirió como actores pensantes y formuladores de una perspectiva propia y distintiva del Periodismo y las Comunicaciones, lo que en nuestra área es bien visto, pues evidencia capacidad reflexiva y creativa. También respecto de lo formativo, evidenciamos un proyecto coherente desde lo fundacional hasta el presente, obviamente con los cambios y readecuaciones necesarios, pero fiel a una filosofía original que mutatis mutandi se ha actualizado pero también mantenido a través del tiempo.  También creo que fue una fortaleza disponer de recursos académicos como la Biblioteca, tanto como sistema e  individualmente  por la Biblioteca Abierta de Curauma, y la existencia de fuentes valiosas para investigación como el Fondo Budge y las  colecciones de diarios  y revistas existentes. Los periodistas apreciamos no solo los libros sino también estas producciones. Esto evidenció una vida académica intensa y provista, que además se ha visto refrendada por un incremento sustantivo en investigaciones y publicaciones científicas, producto del apoyo de las Vicerrectorías de Investigación y Desarrollo.  Hay muchos otros motivos, pero creo también que nuestra integración al centro de la PUCV fue decisivo. Es decir aparecimos claramente y con representación en el nivel central, a través de la Facultad y de nuestros vínculos con otras carreras e instancias, lo cual disipó aquel discurso de que estamos lejos del centro de Valparaíso.

¿Qué diferencias hubo en esta oportunidad en relación al proceso anterior de acreditación?

Hicimos una reflexión acerca de los tres años y vimos que pagamos precio a nuestro noviciado, lo que no obstante sirvió como aprendizaje, no sólo para nosotros, sino que para otras instituciones. Acabo de volver de una reunión de directores de Periodismo en la U. Católica del Norte y el tema obligado aparte de la acreditación fue la disparidad de criterios y de múltiples factores intervinientes en el proceso. Eso despierta cuestionamientos, reflexiones y como somos profesionales de algún modo conocedores de la naturaleza humana y de las interrelaciones sociales y del poder quedamos preocupados, viendo de qué forma sortearlos adecuadamente.  Por eso que esta acreditación, que es un verdadero bálsamo al esfuerzo hecho, también constituye un triunfo al pasar de 3 a 7 años. Eso no es fácil, por lo que significa más que doblar el período anterior.  Estamos entre académicos y entre pares, lo cual es un medio exigente y no concesivo. No obstante, nos da certeza el hecho de que en la Acreditación anterior también participó la par evaluadora de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile, Ximena Poo, quien ha apreciado el proceso en su integralidad.

¿Hay algún otro aspecto que quiera destacar?

Destacaría que esto viene a confirmar la consistencia que ha ido alcanzando esta unidad académica. Justamente ahora que vamos a cumplir 20 años  este reconocimiento respalda este proceso. Soy ex alumno  de la U. de Chile y conozco a muchos colegas de Santiago, obviamente de Valparaíso y de regiones, así como de varias Escuelas y sus capacidades, así que he tenido siempre una percepción clara acerca de las nuestras. Efectivamente no tenemos nada que desmerecer frente a las otras. Al contrario. En Chile sólo tienen 7 años la PUC y ahora nosotros. La U. de Chile, mi alma mater, tiene 6 y está en reacreditación, y en regiones no hay quien nos iguale. Ahora me preocupa el futuro. Estamos en un buen pie y nos tenemos que proyectar. En el horizonte aparece Santiago, el extranjero, las comunicaciones multimediales, la comunicación estratégica, la investigación, la formación continua, los propios procesos de autoevaluación, y obviamente el escenario universitario nacional y  los cambios sociales, políticos, comunicacionales y culturales en Chile y el mundo. Es todo un entramado complejo y que además ahora dicen que se vuelve líquido. Todo un desafío.

1 noviembre, 2014

Comentarios

comments powered by Disqus